Amanecer Infantil presenta su Centro de Protección Integral Infantil

Hoy vamos a hablar de uno de los pilares de AMANECER INFANTIL y sin el cual no se podría llevar a cabo el encomiable trabajo que se realiza con los peques de la región de Enriquillo. Se trata del Centro de Protección Integral Infantil de Barahona, que desde que abrió sus puertas en 2010 trabaja de manera ininterrumpida, 24 horas al día, los 365 días del año, proporcionando a niños de 0 a 6 años un cuidado integral en materia educativa, de nutrición, ropa, asistencia sanitaria, psicológica o legal. Actualmente tiene una capacidad para atender a 70 niños, pero próximamente podrá ampliarse gracias a la construcción de un nuevo edificio.

Los pequeños que llegan a este Centro proceden de familias desestructuradas, en situaciones de extrema pobreza, y con problemas de conducta, hábitos y salud. De ahí que se haga necesario reforzar desde el primer momento su nivel educativo, que será la base de su futura personalidad.

De esta forma, se pueden distinguir en el Centro cuatro niveles, según las edades de los niños: Bebés (0-2 años), Maternal (2-4 años), Kinder (4-5 años) y Preescolar (5-6 años) con los que se trabaja el Proyecto Educativo Infantil.

Además, los niños que ingresan en el Centro pueden hacerlo en tres modalidades distintas, según la situación de riesgo: internos, en coordinación con la Fiscalía de Menores, semiinternos, de modo que los fines de semana se van con sus familias, y externos, con un horario diario de 7 a 17 horas. Los internos reciben cada domingo la visita de sus familiares, bajo supervisión.

Lo primero que hacen los profesionales del Centro de Protección Integral de AMANECER INFANTIL cuando ingresa un niño, es hacer una completa evaluación en todos los aspectos: médico, psicológico, educativo,… ya que todos traen consigo un gran equipaje de problemas socio-familiares, pero que serán tratados en los talleres lúdico-educativos diseñados especialmente para tal fin, ya que en el Centro de AMANECER INFANTIL el lema es “Educar Jugando”.

Y es que el equipo educativo pone todo de su parte para arrancar sonrisas y más sonrisas a los peques. Por eso, y tras las clases de la mañana, con aulas de refuerzo para quién necesita una atención personalizada, los niños disfrutan en talleres de diversa índole para dar rienda suelta a su imaginación y creatividad: cocina, música, canto, pintura, jardinería, sin olvidar los juegos tradicionales al aire libre, la expresión corporal o la piscina en los meses de más calor. Es en estos momentos cuando se propicia la interacción y la convivencia entre los niños, un factor de gran importancia para fortalecer su personalidad.

Otra de las actividades favoritas de los pequeños habitantes del Centro de AMANECER INFANTIL es el cuidado de las flores del jardín y del huerto, donde aprenden a respetar la naturaleza, al tiempo que empiezan a tomar conciencia de lo que son las “responsabilidades”. El cuidado del entorno es un momento de gran disfrute para los pequeños, además de contribuir a su recuperación.

Pero sin lugar a dudas, los momentos estrella del Centro de Barahona son la celebración de todas las fechas señaladas: la Navidad, el final de curso, donde los niños reciben su diploma, y … ¡los cumpleaños! Cada cuatro meses se celebran cumpleaños colectivos que se festejan con una gran fiesta, tarta con velas incluida. La Navidad es otro gran acontecimiento que los peques viven con gran ilusión: la instalación del Árbol y el Belén, los dulces, los villancicos, y… ¡los Reyes Magos!. Como no podía ser de otra manera, los Magos de Oriente también visitan a los niños del Centro de AMANECER INFANTIL, repartiendo decenas de regalos que inundan de sonrisas el edificio.

Para terminar, hay que resaltar que uno de los objetivos fundamentales del Programa Educativo del Centro de Atención Infantil de Barahona es la reinserción de los niños en sus familias, que puedan regresar a sus casas en un ambiente de normalidad. Para poder llegar a este fin, se trabaja socialmente con las familias mientras los niños asisten al centro, además de darles la posibilidad de asistir a la Escuela de Padres que se organiza en las propias instalaciones de Barahona, donde según la naturaleza del tema, los talleres son dirigidos por profesionales de diferentes disciplinas: trabajadores sociales, sociólogos, psicólogos, abogados o doctores. Asimismo, se ha iniciado una Escuela de Alfabetización de Adultos, dentro del Plan Nacional “Quisqueya Aprende Contigo”, en estrecha coordinación con el Ministerio de Educación Dominicano.

En definitiva, lo que comenzó como un pequeño proyecto en mayo de 2010 que atendía a 17 pequeños, hoy asiste de manera integral a 70 niñas y niños de 0 a 6 años, además de enseñar a sus familias “cómo ser padres” y atender correctamente las necesidades de sus pequeños. No es una tarea fácil, pero gracias a la gran labor de AMANECER INFANTIL, sus trabajadores, voluntarios y por supuesto, sus socios, los niños de la Región de Enriquillo tienen un gran motivo para sonreír gracias a la posibilidad de construir un futuro lejos de la marginalidad.

¡Gracias a todos por ayudarnos a seguir arrancando sonrisas!

 

 

 

 

 

Anuncios