Los niños del Centro de Atención Integral Infantil se revisan la vista

La vida en el Centro de Atención Integral Infantil de Barahona sigue con su actividad diaria, gracias fundamentalmente al esfuerzo de trabajadores, voluntarios, instituciones, y por supuesto, los socios de AMANECER INFANTIL. Y a pesar de estar completo desde hace más de un año -el Centro tiene una capacidad para 75 niños-, ningún pequeño en riesgo extremo y derivado de las distintas instituciones con las que se colabora, se queda fuera de las instalaciones del Centro de AMANECER INFANTIL.

Los peques reciben atención integral en materia sanitaria, educativa, nutricional, vestido y calzado y temas administrativos, pero en su afán de proporcionarles un cuidado más completo, los profesionales del Centro de AMANECER INFANTIL siempre están buscando la fórmula de seguir mejorando. En esta ocasión, una Fundación coordinada con el Ministerio de Educación envió al Centro un Equipo Oftalmológico compuesto por ocho profesionales, dos oftalmólogos pediátricos y seis ópticos, para realizar un completo examen visual de todos los niños.

Gracias a los modernos equipos que allí trasladaron, los doctores pudieron revisar la vista de los peques de manera exhaustiva, dilatándoles la pupila, estudiando su fondo de ojo, la retina o la agudeza visual. Para la mayoría de ellos, ésta fue su primera experiencia con un oftalmólogo.

En ocasiones, los niños que ingresan en el Centro de Atención Integral de Barahona, llegan con una situación médica especial que necesita la intervención de profesionales especializados para tratar, por ejemplo, una parálisis cerebral, problemas oculares profundos o trastornos severos en el desarrollo. En el caso de la vista, tres de los niños con importantes problemas en los ojos, fueron llevados desde Barahona a Azua, para que fueran valorados en una clínica de prestigio. Dos de ellos necesitan cirugía, y la tercera, con problemas más graves, será enviada a Santo Domingo para una observación más profunda.

Como siempre, nada de esto sería posible sin la colaboración y el trabajo coordinado de las instituciones dominicanas, los profesionales del Centro de Atención Integral Infantil de Barahona, los voluntarios y por supuesto, los socios. A todos vosotros, una vez más, GRACIAS, por hacer posible que las niñas y los niños de la Región de Enriquillo sigan teniendo motivos para sonreir.

 

 

Anuncios